La autoexploración permite aumentar las posibilidades de detectar a tiempo signos de enfermedades en los senos como el cáncer de mama. Para ello es necesario saber la manera correcta de autoexplorarse y hacerlo una vez al mes para familiarizarse con la consistencia, forma y textura. De esta manera será más sencillo encontrar una anormalidad.

 

Hágalo periódicamente para evitar el cáncer de mama

 

Primer paso

 

Colóquese de frente al espejo para buscar alguna alteración en tamaño, forma o color. Para esto debe mirarse con los brazos hacia arriba, después con las manos en las caderas y por último inclinada hacia adelante.


Debe buscar tumores, cambios o enrojecimientos en la piel, hoyuelos, hundimientos en el pezón o secreciones. Si encuentra alguno de estos síntomas acuda con su médico.

 

Segundo paso

Deberá palparse en busca de bolitas, endurecimientos o hundimientos. Para hacerlo utilice la yema de sus dedos índice, anular y medio. Hágalo presionando suavemente y con movimientos pequeños en círculos desde fuera hacia el pezón. 

 

Tercer paso

Acuéstese boca arriba y palpe sus mamas con la mano contraria, es decir, la mama izquierda con la mano derecha y viceversa. Es importante utilizar movimientos circulares y un tacto firme con los dedos rectos y juntos.


Durante su exploración debe asegurarse de cubrir la mama completa, desde su clavícula hasta la parte del abdomen y de la axila hasta el escote.

 

Cuarto paso

Por último, toque sus mamas de pie o sentada de la misma manera, con movimientos circulares y cubriendo la zona por completo. Es recomendable hacerlo con la piel mojada, así que puede realizar esta exploración durante su baño.

 

No olvide que la autoexploración es una de las mejores maneras para cuidar su salud junto con la mamografía la cual realizamos en el Centro de Diagnóstico Integral del Noroeste.